Deja de sobrevivir y comienza a VIVIR

enero 6, 2019
Rodrigo Aguila en Parque Yoyogi, Tokyo - Japón

Que difícil se me ha hecho encontrar a personas que realmente VIVEN su vida y no SOBREVIVEN. A priori puedo asegurarte que la gran mayoría de las personas no viven, sobreviven autoengañándose todo el tiempo de que están “viviendo” porque a final de mes con su “esplendoroso” salario pueden comprar ciertos artefactos o experiencias momentáneas en sus escasos ratos libres después de realizar por 8 horas un trabajo que odian donde el día lunes es un infierno y el viernes el amado y esperado. Esta gente (la gran mayoría) comienzan su sufrimiento el día domingo a sabiendas que el siguiente día es el “temido” inicio de semana laboral y ya esperan que sea viernes. ¿No os parece ridículo querer que ya sea viernes cuando apenas es lunes siendo que eso es como querer tener menos tiempo de vida?. Si haces los cálculos, de lunes a viernes representan 5 de los 7 días de la semana, es decir si lo llevamos a proporciones globales, una persona que viva en promedio 70 años (algunos viven más y otros ni alcanzan a llegar a esa edad) serían 70 años equivalente a los 7 días de la semana, una proporción exacta de 1 día por cada década por lo cual si respetamos ese promedio de odiar los días laborales (lunes a viernes) y teniendo la oportunidad de “tomarse una pastilla” el día domingo en la noche para despertar el sábado de la semana siguiente por la mañana, significaría que de los 70 años, nos estaríamos quitando 50 años y viviríamos únicamente 20. ¿Realmente piensas que es la solución odiar la semana laboral?. Como puedes ver, el odiar la semana laboral para esperar que se “pasen rápido” los días es un deseo bastante absurdo, entonces ¿cuál es la solución?.

Desde hace años me desempeño en el complejo y “arriesgado” sector financiero, específicamente en la Bolsa, un sector lleno de “riesgos” económicos donde a veces se gana y otras se pierde pero la discusión que yo siempre tengo es, ¿por qué siempre hablamos de riesgo económico si finalmente dinero hay cada vez más en el mundo y lo que realmente se va perdiendo es la vida?. Digámoslo así, históricamente sin importar la divisa que utilices en tu país, cada año se emite mayor masa monetaria al mercado, es decir, se “crea más dinero”, algo que todos saben pero nadie toma conciencia de ello se pregunta, ¿existe algún banco, gobierno o iglesia o lo que sea que como cada año crean más dinero, creen más años de vida?, la respuesta es un rotundo NO. Entonces ¿por qué los seres humanos estamos tan preocupados del riesgo a perder dinero en vez de temer a perder tiempo de vida?. Eso te lo explico a continuación…

La domesticación financiera

Desde niños nuestros padres y profesores han sido nuestros guías de vida, personas que nos han entregado su vida para nuestro bienestar pero que sin embargo sin querer han indirectamente producido mucho daño en nosotros ya que ellos en conjunto con los medios de comunicación e incluso los políticos, nos han inculcado el miedo a la escasez y nos han inventado algo de los más absurdo que proviene del ser humano, la “presión social” de tener dinero para ser “aceptados” por gente que realmente no nos quiere de corazón pero que racionalmente muestra cierta aceptación a nosotros si tenemos un “estilo de vida” y nivel de ingresos económico validado por ellos. Nos han hecho creer que una persona es más importante que otra por el tamaño de su patrimonio económico y no por sus valores morales o cualidades, nos han hecho creer que manejando un Ferrari te hace mejor que si te montas en una bicicleta, nos han DOMESTICADO para todo esto, para ser ESCLAVOS de un sistema que alimenta a unos pocos que SABEN que en base a nuestra domesticación no solo le serviremos a cambio de “su dinero” sino que además los seguiremos enriqueciendo con nuestro “odiado” trabajo de empleados. Nos han domesticado para que despertemos dos grandes y poderosos sentimientos con el dinero, el MIEDO y la CODICIA, sentimientos que te tienen atado a un trabajo que odias pero que por esos sentimientos psicológicos creados productos de la domesticación, terminas sometiéndote.

Finalmente, todo esto es un juego psicológico, inexistente, una verdad solo creada a través del sesgo de la masa. Los animales son el fiel reflejo de que teniendo lo mínimo para sobrevivir per contando con mucho tiempo para ser libres haciendo lo que se desea, se encuentra la verdadera plenitud a través de la paz interior. Sólo obsérvalos y aprenderás a darte cuenta de ello.

Estás vendiendo un recurso NO renovable

Tu tiempo es un recursos no renovable. Como lo dijo sabiamente el ex presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, “- no puedes ir al supermercado a comprar vida”. Tu vida es sagrada, si crees en Dios, es un regalo de Dios y si eres ateo, es un proceso evolutivo de miles de años donde participaron una serie de factores para que tú puedas nacer. En cualquiera de las posturas que tengas, la vida es única, un regalo, una maravilla que posible y tristemente estés vendiendo por unos cuantos euros, dólares o pesos (dinero falso, inventado de la nada). La vida es para que la vivas (VIDA = VIVIR), si no vives la vida, deja de ser vida, estás matando una oportunidad maravillosa de disfrutar los regalos que no presenta el mundo terrenal a pesar de todos los problemas que puedas ver en este mundo. Tu tiempo es precioso, es único, es un recurso NO renovable que estás vendiendo (y probablemente que sea por un precio muy bajo que es peor) a cambio por uno que es una invención del ser humano cuyo valor es imaginario, únicamente sustentando por la “confianza” y que de ser solo metal fundido, pasó a ser mayormente papel con tinta y ahora ni siquiera eso, solo un número en una pantalla, eso es finalmente el dinero, un número imaginario proveniente del registro de un gran libro mayor “universal” donde se registran todas las transacciones (compras y ventas). Lo único real, es tu vida.

¿Lo que digo es que trabajar es malo?

NO, lo que quiero transmitirte en este artículo es que reflexiones. Lo que de verdad quiero es que nunca más trabajes como lo hace la mayoría, que desde ahora en adelante, TRABAJES SIN QUE SIENTAS QUE TRABAJAS y para eso, hay que trabajar en lo que nos gusta, trabaja en tus sueños, SIRVELE al mundo en algo que te apasiona, porque si te apasiona lo harás bien y si lo harás bien, el mercado (este curioso animal donde todos somos partícipes) te premiará adecuadamente por un trabajo que no sientes que es trabajo. ¿Cómo sabrás si estás en el trabajo correcto? Lo sabrás cuando sea viernes y ya quieras que sea lunes y cuando odies que sea viernes. Ese es mi caso y no solo el mío sino el de muchas personas que han tomado el control y “riesgo” de ser felices a cambio de perder dinero o del riesgo de perderlo pero al fin y al cabo, dinero siempre habrá en mayor o menor cantidad, siempre habrá pero ya a mis 32 años, no puedo volver a mis 20 y cuando tenga 40 no podré volver a mis 32. Si tienes que pagar, paga por tu vida y no por cosas materiales que solo engañan momentáneamente tu mente, viaja más, sonríe más, lee más, cuida más tu salud y pasa más tiempo con tus seres queridos.

Un gran consejo y deseo de mi parte como primer artículo de este 2019.

Artículo: Deja de sobrevivir y comienza a VIVIR

Te invitamos a conocer nuestro servicio de:

2 comentarios en “Deja de sobrevivir y comienza a VIVIR

  1. Agustin dice:

    Muy Buena las opiniones y/o comentarios, me ha llegado a impactar, me gustaria me envies mas conferencias sobre el tema VIVIR = VIDA, y otros Muchas Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *